Qué es la varicela

Causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento y prevención

0
15

Son muchas las enfermedades causadas por virus que afectan a las personas, especialmente durante la niñez. Una de las enfermedades más común es la varicela, donde la mayoría de los casos ocurre antes de los 14 años, aunque se puede contraer a cualquier edad. Conoce todo lo concerniente a la varicela y toma las precauciones que te recomendamos en blogsaludable.net

¿Qué es la varicela ?

La varicela es una enfermedad muy común causada por el virus de la varicela zóster o varicela del herpesvirus. Es una enfermedad extremadamente contagiosa, sin embargo, el sarpullido que produce generalmente es inofensivo y desaparece por sí solo.

Esta enfermedad se puede contraer a cualquier edad, siendo la niñez la etapa más susceptible. Una vez que la persona ha contraído la varicela es inmune por el resto de su vida; sin embargo, siguen amenazados con contraer culebrilla, una erupción dolorosa que es causada por la reactivación del virus de la varicela zóster.


varicela-adultos
Los adultos son menos susceptibles de contraer varicela

Causas de la varicela

El virus varicela zóster puede transmitirse a través del aire o por contacto directo con las lesiones o ampollas de una persona infectada con varicela o herpes zóster. Generalmente, se propaga a finales del invierno y principios de la primavera.

Cuando una persona está infectada con varicela, el virus generalmente entra en incubación por un período de 14 a 16 días antes de la aparición de la erupción ; sin embargo, este periodo de incubación puede variar entre 10 y 21 días. Durante este periodo no es posible diagnosticarlo, pues no existen síntomas de la enfermedad. El contagio en sí se hace amenazante, uno o dos días antes del inicio de los síntoma, y perdura la amenaza, hasta que todas las ampollas se secan y se forman costras.

El herpes zoster puede ocurrir en un momento de estrés psicológico o si el sistema inmunitario de la persona está debilitado, también puede manifestarse sin que se establezca una causa aparente.

Síntomas y complicaciones

Cumplido el lapso de incubación, el paciente comienza a presenciar la aparición de una erupción pruriginosa con comezón y con lesiones de color rojo, además comienza a experimentar síntomas similares a los de la gripe, como fatiga, cefalea leve, fiebre, escalofríos y dolor muscular o articular. Luego aparecen granos rojos con muchas picazón que se convierten en ampollas en forma de lágrimas.

Estas ampollas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero los primeros brotes generalmente aparecen en el rostro,  el tronco o el torso, y luego se extiende por los brazos y las piernas. En algunos casos, la erupción puede manifestarse por todo el cuerpo, incluyendo la garganta, la boca, la ingle y el recto.

ampollas-varicela
Ampollas es uno de los síntomas más frecuentes de la varicela

Las ampollas se producen en ondas y aparecen nuevas lesiones a medida que estallan las más viejas. Las nuevas ampollas dejan de formarse después de aproximadamente 5 días, en el sexto día de la erupción, la mayoría de las ampollas revientan, se secan y se cubren con una costra. Dentro de las 3 semanas del inicio de las lesiones iniciales, la mayoría de las costras tienden a desaparecer.

La varicela en niños

Los niños generalmente contraen una infección menos virulenta y se recuperan más rápido que los adultos. Los bebés, al igual que los ancianos y personas en general que no tienen un sistema inmune fuerte, generalmente tienen síntomas más pronunciados y duraderos, por lo tienen un mayor riesgo de complicaciones, incluida la inflamación del cerebro (encefalitis) y la neumonía.

Te puede interesar leer : otitis en niños : por qué es más común que en los adultos

Varicela-niños
Varicela un síntoma más común en niños

Los recién nacidos cuyas madres desarrollan varicela al principio del embarazo, tienen más probabilidades de tener bajo peso al nacer y defectos de nacimiento. Y peor aun, si la madre contrae el virus de varicela una semana antes del parto, este bebé corre el riesgo de contraer una infección con altas amenazas para su vida.

También te invitamos a leer : tu hijo tiene bronquitis : síntomas y tratamiento

Los niños que ya han sido vacunados contra la varicela aún pueden contraer la enfermedad. Sin embargo, su presentación clínica es mucho menos virulenta y desarrollan una menor cantidad de ampollas.

Complicaciones 

La celulitis es una infección de la piel causada por bacterias, es la complicación más común en los niños que contraen varicela. Puede dejar cicatrices, especialmente si el niño se está rascando constantemente.

La fascitis necrotizante es una enfermedad de las bacterias carnívoras en niños, aunque rara, puede ser una complicación introducida por las lesiones de la varicela. La situación es más difícil y complicada si las ampollas de la varicela se desarrollan en la boca, la garganta o el ano ; si la erupción está cerca de los ojos, es imperativo consultar a un especialista en este caso.

Al igual que muchos virus, el virus varicela zoster nunca desaparece completamente una vez que entra en el cuerpo. Esto quiere decir que todas las personas que han tenido varicela tienen el virus inactivo en las raíces de sus células nerviosas y que el virus puede reaparecer muchos años después en forma de culebrilla, una erupción dolorosa que afecta un área particular de la piel.

Diagnóstico

El médico tratante puede perfectamente reconocer la varicela a partir de los síntomas básicos, especialmente cuando examina las llagas con señales de erupción. Si es necesario, el médico tomará una muestra del líquido que segregan las ampollas para analizarlo y poder detectar la presencia del virus de la varicela zóster. De esta forma se confirma la enfermedad y se prescribe el tratamiento indicado.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el tratamiento contra la varicela está destinado a aliviar los síntomas hasta que la enfermedad desaparece por sí sola. Los tratamientos no médicos recomendados son:

  • Mantener el cuerpo a una temperatura fresca, ya que el calor y la sudoración agravan la picazón.
  • Aplicar compresas frías en las áreas afectadas de la piel para reducir la comezón.
  • Mantener las uñas cortas y las manos limpias, porque las bacterias debajo de las uñas pueden infectar las lesiones abiertas.
  • Tomar un baño diario con agua y jabón para prevenir infecciones bacterianas.

El médico también puede aconsejar varios tratamientos médicos:

La aplicación de cremas y ungüentos medicados sin receta en las áreas afectadas de la piel para reducir la picazón. Estos productos pueden contener anestésicos locales.

Los antihistamínicos en solución líquida o tabletas también pueden aliviar la picazón severa.

Los medicamentos antivirales como el aciclovir, pueden ser útiles si se comienzan a administrar durante los primeros síntomas. Estos productos son apropiados para las personas en riesgo, incluidos aquéllos con sistemas inmunes comprometidos, adultos y mujeres embarazadas, pero rara vez se indican en niños sanos.

El acetaminofén es el más recomendado para controlar la fiebre durante la varicela.

Prevención

Las personas que nunca han tenido varicela, deben evitar el contacto con personas infectadas hasta que las ampollas estén secas y encostradas.

Las personas de alto riesgo, que han estado expuestas al virus de la varicela deben consultar a su médico de inmediato, ya que pueden necesitar tomar inmunoglobulinas, anticuerpos contra el virus varicela zóster, los cuales proporcionan protección temporal durante aproximadamente 3 semanas contra la aparición de la varicela y sus complicaciones.

Los individuos más susceptibles en este caso, son los pacientes con resistencia reducida a enfermedades, como recién nacidos, personas con SIDA o personas que toman corticosteroides, medicamentos recetados para trasplante o drogas para el cáncer.

Vacuna

Existe una vacuna contra la varicela con una efectividad entre el 85% y el ​​95%. Obras sociales y prepagas como Osecac, Osde, entre otras, la incluyen en su cartilla. Esta vacuna se suministra en una sola dosis a cualquier niño mayor de 12 meses. Los niños mayores deben recibir 2 dosis con al menos 3 meses de diferencia. A partir de los 13 años de edad, las 2 dosis se inoculan en 4 a 8 semanas.

La vacuna a veces puede causar fiebre leve ; y en una proporción de hasta el 6% de los casos, puede aparecer una pequeña erupción similar a la varicela alrededor del sitio de inyección. En vista de que el sarpullido puede ser contagioso, es importante evitar el contacto con personas de alto riesgo.

La vacuna no está recomendada para mujeres embarazadas, personas con tuberculosis activa, personas con trastornos sanguíneos, pacientes inmunosuprimidos y personas con reacciones alérgicas graves al antibiótico neomicina.

Dejar respuesta