Otitis en niños: por qué es más común que en los adultos

0
30
Otitis en bebés y niños
Otitis en bebés y niños

La otitis se conoce como la segunda enfermedad infecciosa más común en las consultas de hospitales de pediatría, después de la nasofaringitis. Si bien es cierto que puede afectar a todas las personas de cualquier edad, las probabilidades son más altas en bebés y niños pequeños entre 6 y 36 meses. Aprende más sobre la otitis en niños y por qué es más común que en los adultos.

¿Por qué la otitis es más frecuente en niños?

Durante la niñez, los niños aún no han desarrollado completamente algunos órganos, como las trompas de Eustaquio, las cuales son un tubo de drenaje ubicado detrás de la amígdala que conecta al oído medo y la faringe. Estas trompas en los niños, son más cortas y rectas que en la edad adulta, lo que obstaculiza el vaciado de la mucosidad hacia el exterior del oído.

Estas trompas se inflaman cuando se presenta un simple resfriado en el niño, el moco que se acumula normalmente en esta zona durante el resfriado, no se drena naturalmente, lo que origina la infección en el oído del niño.


¿Qué es la otitis media en niños?

La otitis media es una infección en el oído medio causada por bacterias o virus, no contagiosa. Su característica principal es pus, un líquido que se acumula detrás del tímpano que genera inflamación y presión. Esta presión provoca un gran dolor en el niño, cuando se vuelve muy fuerte, el tímpano puede perforarse.

Es importante consultar a un especialista del hospital de pediatría para examinar el oído del niño con otitis. Quien es el único que puede diagnosticar el tipo de otitis y el tratamiento adecuado.

Tipos de otitis

Existen 4 tipos de otitis media que afectan a los niños, pero también a adultos, todas con diferentes causas y síntomas.

Otitis congestiva o aguda

Una infección de oído constante por lo general de una a dos semanas.

Otitis persistente

Una infección de la oreja que puede durar más de 6 semanas.

Otitis purulenta

Una complicación de la otitis aguda, donde se acumula un líquido en el oído medio durante más de 3 meses, sin signos de infección o dolor.

Otitis recurrente

Cuando la otitis tiende a reaparecer varias veces durante la misma temporada.

Se estima que a los tres años, al menos el 85% de los niños ya han tenido otitis media y que el 50% de estos niños han contraído al menos dos veces otitis, antes de esa edad.

Causas de la otitis en infantes

La otitis en los niños pequeños con frecuencia se produce por una infección viral. De hecho, los virus viajan por el tubo auditivo al oído medio, luego de una descarga nasal más o menos consistente, causada por un resfriado o una  faringitis. En el 60 a 70% de los casos, una infección bacteriana se asocia con la infección viral.

En algunos casos más extraños, la otitis también puede ser causada por una alergia, contaminantes del aire o enfermedades respiratorias, como un resfriado común. Las infecciones del oído son más comunes en invierno.

Qué hacer en Casos de otitis con infección
Qué hacer en Casos de otitis con infección

Síntomas ¿Cómo reconocer la otitis en los niños?

Los síntomas de una otitis conservan los mismos rasgos en niños y en adultos, generalmente incluyen dolor y u oído obstruido, sin embargo, hay algunas diferencias importantes.

En niños y bebés, los signos más comunes son:

  • Fiebre alta superior a 39° o por más de 3 días.
  • Dolor en uno o ambos oídos haciendo que el niño lleve la mano a su oreja con frecuencia
  • Llanto
  • Irritabilidad
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Falta de apetito
  • Fluido que brota desde la oreja
  • No reacciona a los sonidos de baja intensidad
  • Puede presentar conjuntivitis
  • Respira con dificultad

Diagnóstico

Independientemente del tipo de otitis, el dolor suele ser muy intenso. Por lo tanto, se recomienda consultar a un especialista tan pronto como aparezcan los primeros síntomas en el niño.

Durante la consulta en el hospital pediátrico, el especialista mirará dentro de la oreja del niño. Si hay un derrame en el tímpano, se trata de una otitis purulenta, de lo contrario será una otitis congestiva, ésta se puede curar por sí sola en unos pocos días, mientras que la otitis purulenta puede requerir tratamiento con antibióticos.

Edad: los niños de 4 meses a 4 años son los más afectados por las infecciones agudas del oído medio, en particular los bebés de 6 meses a 2 años de edad.

Duración de la enfermedad: de 2 a 3 días cuando no hay complicaciones.

Tratamiento

Tratamiento con gotas para la otitis
Tratamiento con gotas para la otitis

En el 80% de los casos de otitis en niños, la cura se realiza sin antibiótico. Para aliviar el dolor y la fiebre del niño, los especialistas en pediatría, recomiendan suministrar un acetaminofén como Tylenol, Tempra o ibuprofeno como Advil, Motrin etc. siguiendo las indicaciones y respetando las dosis recomendadas según la edad. Los principales planes de salud cubren estos medicamentos, por ejemplo, Swiss Medical, Osmecon, OSPe, entre otras.

Sin embargo, para los niños menores de dos años, así como las infecciones severas de los oídos, se recomienda con frecuencia un tratamiento con antibióticos. Estos medicamentos se prescriben principalmente para reducir el riesgo de desarrollar complicaciones raras como otitis media en mastoiditis o  meningitis. Además de los antibióticos y los analgésicos para aliviar el dolor, también se recomiendan las gotas para los oídos.

Si el pediatra receta un antibiótico, se debe continuar con el tratamiento hasta el final, incluso si el niño se siente mejor después de 1 o 2 días. El tratamiento completo reduce el riesgo de bacterias resistentes al antibiótico usado.

Si los síntomas persisten después de 2 o 3 días a pesar del tratamiento, es importante que el niño sea reevaluado nuevamente por un profesional.

Especialistas médicos aconseja que el niño sea examinado unas 4 semanas después del final del tratamiento, para asegurarse de que el líquido haya desaparecido completamente de la parte posterior del tímpano y que éste haya vuelto a la normalidad.

Tratamiento con tubos

En algunos casos, el tratamiento puede requerir la instalación de un “tubo” llamado drenaje transtimpánico. Este tubo se instala a través del tímpano y permite el drenaje del líquido que persiste en el oído.

Para determinar si los tubos son necesarios, el niño será remitido a un otorrinolaringólogo, un médico especialista del hospital pediátrico, quien evaluará si:

  • La otitis persiste a pesar de un segundo tratamiento antibiótico.
  • El niño experimentó más de 4 episodios de otitis en 6 meses o 6 episodios en un año.
  • El tímpano permanece perforado durante más de 6 semanas.

Vacunas

La vacuna conjugada neumocócica (una bacteria que puede causar algunas infecciones en el oído) o la vacuna contra la influenza, pueden ser indicadas por el médico si el niño frecuentemente sufre de infecciones del oído.

Cuidados prácticos y consejos

  • No suministrar ibuprofeno a niños menores de 6 meses y nunca dar ácido acetilsalicílico como Aspirina, a un niño o un adolescente.
  • Coloca por la parte externa del oído del niño, una botella de agua caliente, una toalla o una almohadilla caliente, lo cual le ayudará a aliviar el dolor y los síntomas.
  • Pregúntale a tu médico si es apropiado usar gotas analgésicas para las orejas. Ya que primero debes tener la seguridad de que no existe ninguna perforación en el tímpano.

¿Cómo prevenir el dolor de oído en niños?

Dolor de oido producto de la otitis
Dolor de oido producto de la otitis
  • Lava tus manos y las de tu hijo con frecuencia para prevenir las infecciones del tracto respiratorio, que pueden causar infecciones en los oídos.
  • Anima a tu hijo a sonarse la nariz cuando tenga un resfriado. Si es demasiado joven para hacerlo, ayúdalo tú y enséñale cómo hacerlo, utilizando solución salina.
  • No expongas a tu hijo al humo de tabaco de segunda mano.
  • Asegúrate de que tu hijo reciba todas las vacunas programadas para la inmunización, incluidas las infecciones neumocócicas.

Si tu hijo todavía es un bebé:

Trata de amamantarlo al menos durante los primeros 6 meses de vida, los estudios muestran que los bebés alimentados con leche materna presentan menos infección en los oídos.

No dejes que el bebé tome su biberón acostado completamente, primero porque corre el riesgo de asfixiarse y en segundo lugar, porque la leche puede subir a la nariz y entrar en la trompa de Eustaquio, una vez depositada allí, puede generar infección de oído.

Dejar respuesta